En el día de su fiesta, 27 de septiembre de 2019

Vicente de Paúl, un santo de hoy y para hoy

Estamos de fiesta. Toda la Familia Vicenciana entona, por los cuatro puntos cardinales del mapa mundial, un himno de alegría en esta efeméride luminosa: la fiesta de San Vicente de Paúl. Toda la Familia Vicenciana da gracias a Dios por habernos dado un regalo tan valioso y precioso como es el gran Santo de la Caridad, el Fundador e Inspirador de unas Congregaciones e Instituciones que tienen como “herencia y patrimonio”, como santo y seña y como identidad  inconfundible a los pobres “vicarios de Cristo”.

Queremos felicitar hoy a todos los miembros de la Familia Vicenciana y a todos los que, de alguna forma, simpatizan con el legado de amor, misericordia, caridad y justicia que nos dejó Vicente de Paúl.

Para que nuestro recuerdo de Vicente de Paúl sea más vivo e interpelante en este día, ponemos, a continuación, un breve artículo que escribió Sor Lucía Rogé, Secretaria de la Madre Susana Guillemin y Superiora General de las Hijas de la Caridad allá por los años 80 del siglo XX. Un artículo que presenta con actualidad y trazo certero la semblanza de nuestro Fundador:

“Sin ningún género de duda, Vicente de Paúl es un santo y un hombre de hoy. Supo ver los problemas de la sociedad de su tiempo, que son también los problemas de hoy: desigualdades económicas, injusticias de múltiples rostros, amenazas permanentes contra la paz, guerras o revoluciones con una serie de secuelas, como son la inseguridad, el hambre, la falta de trabajo... Y, particularmente, fue sensible a la ignorancia espiritual y a su inmediata consecuencia: la pérdida del sentido moral.

Combatió con todas sus fuerzas las causas y las consecuencias de esos males; y no solamente a un nivel individual, sino incluso en un plano estructural. Supo utilizar los medios de comunicación de su tiempo: el púlpito de la iglesia, lo mismo que los escritos distribuidos a la salida del templo, para informar de las miserias más urgentes. 

Respecto al ecumenismo, huyó del rencor y de las “disputas teológicas” con los hermanos separados. 

En el plano del feminismo, confió en las mujeres y las puso en la primera línea de la batalla contra la miseria.

En nombre de la Iglesia Universal, distribuyó a los suyos a lo largo y a lo ancho de las tierras lejanas, esas tierras de donde él siempre presintió que, un día, llegarían apóstoles para evangelizar a la vieja Europa. 

Y, sobre todo, San Vicente de Paúl tuvo el sentido de la persona, no abstracta, sino real, concreta, histórica. El sentido de que cada persona ha sido comprendida en el misterio de la Redención y con cada persona se ha unido Cristo, para siempre, por medio de este misterio.

Esta persona sufriente, llamada a la intimidad con el Hijo de Dios, es el pobre de todos los tiempos. Esta profunda convicción está en la base de la actitud interior de Vicente de Paúl y en el origen de todas sus obras. Es, en definitiva, el secreto de su vida. Y nosotros, contemplando a cada uno de nuestros hermanos y hermanas, sobre todo a los más desvalidos y desfigurados, todavía oímos su voz que nos dice: Dad la vuelta a la medalla... Mirad al Hijo de Dios”.

 

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115
  • 116
  • 117
  • 118
  • 119
  • 120
  • 121
  • 122
  • 123
  • 124
  • 125
  • 126
  • 127
  • 128
  • 129
  • 130
  • 131
  • 132
  • 133
  • 134
  • 135
  • 136
  • 137
  • 138
  • 139
  • 140
  • 141
  • 142
  • 143
  • 144
  • 145
  • 146
  • 147
  • 148
  • 149
  • 150
  • 151
  • 152