La Familia Vicenciana reflexiona y celebra con ilusión y esperanza

400 años del carisma vicenciano y fiesta de Santa Luisa de Marillac, en Málaga

El cambio litúrgico de la fiesta de Santa Luisa de Marillac posibilita que el mes de mayo la engalane con sus flores y la luz radiante del sol malagueño. Los vicencianos de  Málaga organizamos varios actos: en primer lugar, el Ayuntamiento de Málaga lleva ya catorce años realizando la muestra de la participación ciudadana y el voluntariado. Es un amplio recorrido por las Asociaciones y ONGs de la ciudad. El lema es “Málaga Participa”. Se realizó los días 5, 6 y 7 de mayo en el Paseo del Parque. La AIC (Asociación Internacional de la Caridades de San Vicente de Paúl) participa activamente, desde hace mucho tiempo, en este evento. Este año, los miembros de la AIC de Málaga presentaron, de una manera global y con salero, el servicio que realizan todos los vicencianos en la ciudad de Málaga.

El 9 de mayo, celebramos la Eucaristía para dar gracias a Dios por la vida de Santa Luisa de Marillac, por su amor a Dios, expresado en el servicio a los pobres, por su atención a las Cofradías de la Caridad y por su dedicación a la formación de las primeras Hijas de la Caridad. El lugar de la celebración fue el Colegio de San Manuel, donde nos reunimos  las distintas ramas de la Familia Vicenciana. El P. Miguel Romón Vita, C. M. presidió la Eucaristía, exhortándonos a vivir con fidelidad y creatividad el carisma que Santa Luisa vivió profunda e intensamente.

El 10 de mayo nos reunimos en el Colegio de la Goleta para profundizar en la actualidad del carisma vicenciano. Un grupo nutrido de participantes, juntamente con los profesores de los distintos Colegios vicencianos, escucharon con interés la ponencia del P. Luis Miguel Rojo Septién, C. M., titulada: “La mirada actual del vicencianismo”. Fue desglosando, de una manera pedagógica, cómo tenemos que mirar, escuchar, oler, dirigir nuestros pasos, tocar la realidad, y tener entrañas de amor en la evangelización y servicio a los pobres. Todo ello regado con una actualización de la sencillez, humildad y caridad.

El viernes 12 nos unimos para orar juntamente con las Hermanas Mayores de la Residencia de El Palo. La oración nos ayudó a reflexionar las exigencias del carisma vicenciano. Las lecturas de San Vicente y de Santa Luisa nos ayudaron a centrar nuestra oración. La Palabra de Dios con el texto del evangelista Lucas 4, 16-21 nos iluminó en las exigencias de nuestra evangelización y servicio compartido con los pobres. Los elementos del agua, la tierra y el fuego, nos abrieron los sentidos para comprender desde dónde tenemos que realizar nuestra misión.

Fue una semana intensa y rica en actos que nos ayudaron a vivir y celebrar con gozo las exigencias del carisma que recibió San Vicente de Paúl, que Santa Luisa integró en su vida y que nosotros, en la actualidad, vivimos con ilusión y esperanza.

Rafael Quevedo, C. M.

ozio_gallery_nano

                  

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99