9 de mayo de 2019, fiesta de Santa Luisa de Marillac

Mujer excepcional, cristiana auténtica y luchadora por los pobres

“¡Qué hermoso cuadro ha puesto Dios ante vuestros ojos! Sí, es un cuadro al que tenéis que mirar como un prototipo que os anime a hacer lo mismo, a adquirir esa humildad, esa caridad, esa tolerancia, esa firmeza en toda su conducta, acordándoos de cómo tendía en todas las cosa a conformar sus acciones con las de Nuestro Señor... Estáis obligadas a seguir su ejemplo; estáis obligadas a poner los ojos en sus virtudes... Hemos visto ese hermoso cuadro delante de nosotros. Nos queda ahora hacer de ella un modelo; y para eso, es preciso que la conozcamos”.

Así hablaba Vicente de Paúl a las Hijas de la Caridad el 24 de julio de 1660, comentando las virtudes de Luisa de Marillac que había fallecido casi cuatro meses y medio antes, concretamente el 15 de marzo de ese año. Estas palabras resuenan hoy con fuerza al celebrar la fiesta de Santa Luisa de Marillac. Su recuerdo, su memoria, es una urgente llamada a repasar sus virtudes, a interiorizarlas, a copiarlas y a tratar de imitarlas.

En este “hermoso cuadro” que tenemos delante, estaría bien destacar tres coordenadas fundamentales que vertebraron su camino de santidad.

En primer lugar, fue una mujer excepcional. Una de las mujeres más completas en la historia de la Iglesia y de la humanidad. Una mujer luchadora, audaz, creativa. Capaz de sobreponerse a adversidades y problemas propios y ajenos. Una madre y una esposa llena de ternura. De una talla humana, cristiana, espiritual e intelectual impresionante.

En segundo lugar, fue una cristiana sólida, convencida y auténtica. Su espiritualidad fue plenamente cristocéntrica. La identificación con Cristo invadió todo su ser y su quehacer. Antes de conocer a Vicente de Paúl, su espiritualidad estaba estancada en una situación de angustia, de oscuridad, de preguntas sin respuesta. Vicente de Paúl la mostró el camino de los pobres en Cristo y de Cristo en los pobres. Y su espiritualidad se tornó en una espiritualidad liberadora y samaritana.

En tercer lugar, descubrió a los pobres como personas y como sacramento de Cristo. Y, sin dudarlo, hizo una opción clara y radical por ellos. Se convirtió en sierva. Una de las características más sobresaliente y original en el servicio a los pobres fue su capacidad de organización de la caridad. Se la puede calificar como auténtica revolucionaria de la acción social.

En este 9 de mayo de 2019, es justo y necesario dar gracias a Dios por esta gran mujer, cofundadora de la Compañía de las Hijas de la Caridad, organizadora y animadora de las Cofradías de la Caridad (actualmente, la AIC) y patrona de cuantos se relacionan con las obras cristianas sociales, según la proclamó el Papa Juan XXIII el 10 de febrero de 1960.

Celestino Fernández, C. M.

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115
  • 116
  • 117
  • 118
  • 119
  • 120
  • 121
  • 122
  • 123
  • 124
  • 125
  • 126
  • 127
  • 128
  • 129
  • 130
  • 131
  • 132
  • 133
  • 134
  • 135
  • 136
  • 137
  • 138
  • 139
  • 140
  • 141
  • 142