Sobre el conflicto de Siria

Comunicado de la Red Internacional Vicentina para la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación

Como desarrollo, explicitación y concreción de una de las líneas de acción de la Asamblea General celebrada en Chicago (USA) en julio de 2016, el Superior General de la Congregación de la Misión, P. Tomaz Mavric, C. M., con la aprobación del Consejo General y a propuesta del P. Guillermo Campuzano, C. M., representante de la Congregación en la ONU, decidió crear, hace unos meses, la “Red Internacional Vicentina para la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación” (VINJ-PIC, en sus siglas en inglés). Esta “Red” quiere hacer más visible y significativa la presencia de la Congregación de la Misión en la ONU.

Al llevar a cabo esta iniciativa, el Superior General indicó a los Visitadores de todo el mundo que, en cada Provincia, haya un miembro que represente a esta “Red”. En España, hay un representante para las dos Provincias (San Vicente de Paúl-España y Zaragoza): el P. Enrique Alagarda, C.M. Y él nos ha enviado el siguiente comunicado de prensa que ha lanzado a la opinión pública la citada "Red Internacional Vicentina para la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación” sobre el terrible, escandaloso y sangrante conflicto de Siria. Y dice así:

“Hace cinco años, los dirigentes de las organizaciones humanitarias de las Naciones Unidas hicieron un llamamiento urgente a todos aquellos que pudieran poner fin al conflicto en Siria. Pidieron que se hicieran todos los esfuerzos posibles para salvar al pueblo sirio. ‘Ya basta, dijeron, de tanto sufrimiento y derramamiento de sangre’.  Eso fue hace cinco años. Hoy continúa el derramamiento de sangre. Y el sufrimiento se agrava además por el posible escalamiento internacional del conflicto armado.

La Red Internacional Vicentina para La Justicia la Paz y la integridad de la Creación  (VIN-JPIC) desde su oficina en las Naciones Unidas, se une con profunda solidaridad al mensaje que ha enviado hoy el Papa Francisco: ‘Mientras rezo incesantemente por la paz, e invito a todas las personas de buena voluntad a continuar haciendo lo mismo, hago un llamamiento de nuevo a todos los responsables políticos para que prevalezcan la justicia y la paz… nada puede justificar los instrumentos de exterminio contra la población… pido que los responsables políticos y militares elijan el otro camino, el de negociación, el único que puede llevar a la paz y no a la muerte y destrucción’.

No podemos permanecer indiferentes ante el sufrimiento excesivo al que el pueblo Sirio está siendo sometido. Siria se ha convertido en un laboratorio cruel de la guerra, el epicentro de la violación de los derechos humanos de una nación, el espacio que revela la ineficacia de la diplomacia internacional y el conflicto de intereses geo-políticos de las grandes potencias. Más que nunca, el mundo necesita escuchar una voz pública y colectiva que exija el fin de estas atrocidades. Este conflicto y sus consecuencias nos afectan a todos en un mundo y en una sociedad siempre interconectados. Alrededor de 13,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria URGENTE en el interior de Siria sin contar los millones que han huido dejando todo lo que tenían atrás. Se trata de millones de seres humanos cuyas vidas y cuyo porvenir están en peligro.

Hoy quisiéramos unirnos a la voz de las organizaciones humanitarias del mundo que por años han venido reclamando la inmediata resolución del conflicto. Pedimos a aquellos que tienen la capacidad de impedir el sufrimiento y que pueden -y, por lo tanto, deben- actuar ahora. Hasta que haya una solución diplomática al conflicto, dichas acciones deben incluir:

• Acceso sin restricciones y constante para que las organizaciones humanitarias brinden socorro inmediato a todas las personas que lo necesiten dentro de Siria.

• Pausas humanitarias y alto el fuego incondicional y supervisado para permitir la distribución entre los civiles de alimentos y de otra ayuda urgente, para organizar campañas de vacunación y de salud, y para facilitar el regreso de los niños a la escuela.

• Cese de los ataques contra las infraestructuras civiles para mantener la seguridad de las escuelas, los hospitales y los suministros de agua.

• Libertad de movimiento para todos los civiles y cese inmediato de los asedios en todas partes.

‘Bienaventurados los que buscan la PAZ por que serán llamados hijos de Dios’ (Mt 5, 9). Como personas de fe nos unimos hoy a todos los constructores de la paz en cada rincón de la humanidad. Esta humanidad común es, junto con nuestra tierra, nuestra casa común, una casa de cuyo cuidado todos somos responsables”.

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115
  • 116
  • 117
  • 118
  • 119