Celebremos la vida, celebremos la Resurrección

¡Cristo ha resucitado! ¡Feliz Pascua de Resurrección!

¡Feliz y dichosa Pascua de Resurrección para todos! La Semana Santa termina bien. No termina en la cruz ni en la muerte, ni en el sepulcro, ni en la soledad, ni en la oscura incertidumbre. Termina con una noticia -la mejor noticia- que inunda de gozo, de alegría y de fiesta los cuatro puntos cardinales de la tierra: “¡Cristo ha resucitado! ¡Cristo vive! ¡Cristo está con nosotros!”.

Desde esta página web, queremos lanzar un grito ensordecedor, sin fin, sin límite, sin barreras, sin fronteras. Porque Cristo resucitado nos llama por nuestro propio nombre y nos dice una palabra de aliento, de ánimo, de consuelo, de misericordia amorosa y sanadora. Porque con Cristo resucitado resucitan la dicha y la esperanza, la persona se torna solidaria y dispuesta a construir los valores del Reino de Dios. Y así, el futuro aparece como un alentador arcoíris en medio de la tormenta.

Desde esta página web, queremos felicitar y cantar esta Pascua de Resurrección con un fragmento del hermoso “pregón pascual” que escribió, hace muchos años, el gran teólogo alemán Karl Rahner. Dice así:

“Atención, atención.

Noticia de última hora.

Os anuncio una buena noticia: ¡Cristo ha resucitado!

Está vivo entre nosotros.

Rotas las cadenas de la muerte,

Cristo ha salido victorioso del sepulcro.

La tierra se ha llenado de luz

y huyen las tinieblas que cubrían el orbe entero.

Jesús había venido hacia nosotros

y había vivido como viven los hombres.

Los hombres lo destrozaron con sus propias manos

y su vida desembocó en la muerte.

Pero Dios hizo lo imposible:

en este día, él resucitó para nosotros,

desarmada y muerta quedó la muerte.

Y ahora está aquí.

Está aquí como el primer día.

Está aquí, entre nosotros, igual que el primer día,

eternamente aquí todos los días.

Jesús es el sentido concreto y final de nuestras vidas.

El es el impulso de toda creación,

el punto de arranque de toda iniciativa,

el ala de toda novedad,

la risa sorprendente de la eterna juventud.

Si resucitó no fue para marcharse,

dejando tras de sí un vacío sin esperanza.

Su cuerpo forma ya, para siempre, parte de nuestra tierra.

Pascua es la señal externa del fuego interno

que recorre las entrañas de la tierra.

En la superficie, sin embargo, todo ha quedado igual:

el mal continúa marcando el rostro de las cosas,

y nosotros, tomando la apariencia por realidad,

creemos que el amor está muerto.

¡No!

Cristo está presente en el corazón de la historia.

Pero ésta no será realidad plena sin nuestra propia colaboración.

Lo que hoy os anuncio con palabras,

anunciadlo vosotros con la vida.

Yo os anuncio la buena, buenísima noticia,

mucho más importante que todas las noticias escritas en la prensa.

Yo os invito a celebrar la vida.

Bebamos el vino del hombre nuevo.

Acerquemos nuestra copa a la copa del Resucitado.

¡Celebremos la vida, celebremos la Resurrección!”.

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102