En la Parroquia San Vicente de Paúl, de San Pedro Sula (Honduras)

El P. Jesús Mª González Antón, C. M. con la Familia Vicenciana de la Misión de Honduras

Ricardo Rozas, C. M., estudiante de Teología en nuestra Casa de Santa Marta de Tormes (Salamanca), nos envió las dos crónicas anteriores desde la Misión de Honduras, sobre la visita que está haciendo por aquellas tierras el P. Jesús Mª González Antón, C. M., Visitador de nuestra Provincia. Hoy nos envía esta tercera crónica. Ricardo Rozas está haciendo, en este tiempo de verano, una hermosa experiencia pastoral en la citada Misión de Honduras. Le agradecemos muy mucho este servicio informativo, fotos incluidas. Esta tercera crónica dice así:

En la tarde del día 24 de julio, el P. Jesús Mª González Antón, C. M., Visitador, regresó a San Pedro Sula, después de visitar las demás Comunidades de la Región de Honduras. En la parroquia San Vicente de Paúl presidió la Eucaristía en la que concelebraron el P. Enrique Alagarda, C. M., Consejero Provincial, el P. Edwin, C. M., de San Pedro Sula y el P. José, C. M., de la Provincia de Eslovaquia en Honduras. En esta Eucaristía participó toda la Familia Vicenciana.

En la homilía, el P. Visitador invitó con el salmista: “Cantemos al Señor, sublime es su victoria”. El P. Jesús Mª pidió que esta respuesta al Evangelio sea fruto de nuestra experiencia liberadora, una experiencia de Dios.

Y subrayó una serie de pensamientos fundamentales: “¿Cuántos faraones nos esclavizan y nos quitan la libertad y la dignidad? Cierto es que en la vida experimentamos la esclavitud, pero no lo es menos que también experimentamos la liberación que viene de Dios… Cantemos como pueblo liberado por Dios, cantemos gozosamente como familia, como personas liberadas por el Señor. Dios está con nosotros, agradezcamos la presencia de Dios en medio de esta Familia Vicenciana en Honduras. Los israelitas tuvieron dudas y desconfiaron, algo que nos sucede a nosotros también. Ante esas dudas y desconfianzas, ¿qué nos hace ser fieles y mantenernos firmes? La experiencia de Dios en nuestra vida… Somos familia, somos Familia Vicenciana para el hoy, y lo somos para salvar al otro, para rescatar al otro, no sólo para nosotros mismos. Cristo pasa de la muerte a la Vida y el que cree en Él también se va a sentir liberado, vivificado. Tengamos presente cómo el propio San Vicente sintió esa liberación-conversión, en dos momentos de su vida. Se sintió liberado de sus deseos de querer crecer dentro de la Iglesia a través del sacerdocio, una esclavitud interior, y se sintió liberado de una acusación injusta de robo, una esclavitud exterior. Dios es quien libera, San Vicente quien se fía de Dios, y así, es convertido a Jesucristo, y así, puede ser liberador”.

Por último, el P. Visitador nos recordó que a quien tenemos que anunciar con nuestro carisma es a Jesucristo. “Tenemos que presentar testimonialmente el amor de Dios por todos los hombres, especialmente por los más pobres y, un paso más, tenemos que anunciar y testimoniar que es posible, con Dios, salir de la esclavitud”.

Terminada la Eucaristía, tuvimos la oportunidad de reunirnos como Familia a compartir un momento de encuentro y de presentación. Estuvieron presentes: las Hijas de la Caridad, las Hermanas de la Caridad, las Hermanas del Buen Samaritano, AIC, AMM, Comunidades Laicas Vicentinas, JMV, SSVP, Obras Sociales Vicentinas -OSOVI, CM, Escuela Margarita Nasseau-. Cada grupo, a través de un portavoz, fue exponiendo la labor que desarrollan en Honduras, la importancia del carisma vicenciano y de sentirse familia. Fue un momento precioso, vivido en el amor y en la fraternidad. El P. Jesús Mª González Antón resaltó la importancia de conocer algo para amarlo y les dijo a todos: “Os quiero y os llevaré siempre en mi corazón”.

Ricardo Rozas, C. M.

Estudiante de Teología

ozio_gallery_nano

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99