Con una Eucaristía solemne en la Basílica-Parroquia de la Milagrosa

El Superior General, P. Tomaz Mavric, C. M., inaugura los 400 años del carisma vicenciano en la Archidiócesis de Madrid

El pasado jueves 12 de este mes de enero, llegó a Madrid el P. Tomaz Mavric, C. M., Superior General de la Congregación de la Misión y de la Compañía de las Hijas de la Caridad, acompañado del P. Aarón Gutiérrez, C. M., uno de sus Asistentes Generales. El objetivo principal de su viaje es la reunión anual con el Secretariado Internacional de Juventudes Marianas Vicencianas. Sin embargo, dedicó la práctica totalidad de este día 12 a una serie de encuentros y celebraciones con toda la Familia Vicenciana.

Esta jornada con el vigesimocuarto sucesor de San Vicente de Paúl estuvo repleta de momentos gozosos, festivos y hasta emocionantes. Todos ellos con el mismo común denominador: la sencillez y cercanía del P. Tomaz Mavric, C. M. y la acogida entrañable de todas las personas -Familia Vicenciana y fieles en general- que participaron en alguno de estos momentos.

El primer momento correspondió a la Comunidad de la Casa Provincial de la Provincia de Madrid. A las 13,30 horas, toda la Comunidad de los Misioneros Paúles de García de Paredes 45 se reunieron en la Capilla con el P. General para rezar la hora litúrgica intermedia. Al finalizar el rezo, el P. Joaquín González, C. M., Visitador, presentó y dio la bienvenida al P. Tomaz Mavric y al P. Aaron Gutiérrez. Ellos, a su vez, respondieron a la acogida con unas palabras de saludo y agradecimiento fraterno y cordial.

El segundo momento aconteció en el comedor de la Comunidad. Allí tuvo lugar un encuentro distendido entre el Superior General, su Asistente General y todos los miembros de la Comunidad. El plato más importante de este encuentro fue la “comensalidad”, es decir, la convivencia, la fraternidad, la amistad, el diálogo, el buen humor, la fiesta hablada y cantada…

El tercer encuentro tuvo lugar a la hora emblemática de las 5 de la tarde, en el salón de la Comunidad. Y los protagonistas fueron el Superior General, P. Tomaz Mavric, C. M. y los Consejos Provinciales de las Hijas de la Caridad de la Provincia de San Vicente de Paúl y de la Provincia de Santa Luisa de Marillac, acompañados por los dos Directores Provinciales, P. Fernando Casado, C. M. y P. Antonio Molina, C. M., y el Visitador, P. Joaquín González, C. M.

El cuarto momento fue como el broche de oro de la jornada: la inauguración del Año Jubilar del IV Centenario del carisma vicenciano en la Archidiócesis de Madrid y en sus Diócesis sufragáneas: Getafe y Alcalá de Henares, en la Eucaristía solemne presidida por el P. Tomaz Mavric y concelebrada por unos cuarenta Misioneros Paúles y algún sacerdote diocesano. Y como suele acontecer en las grandes solemnidades, el marco no podía ser otro que la Basílica-Parroquia de la Milagrosa, revestida de toda la luminosidad y esplendor y completamente llena de fieles.

En la Eucaristía estuvieron representadas todas las ramas de la Familia Vicenciana, mostrando en el presbiterio del templo sus logotipos identitarios al comienzo de la celebración: Misioneros Paúles, Hijas de la Caridad, Asociación Internacional de Caridades de San Vicente de Paú (AIC), Asociación de la Medalla Milagrosa (AMM), Juventudes Marianas Vicencianas (JMV), Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP) y Misioneros seglares vicencianos (Misevi).

Al inicio de la Eucaristía, el Superior General descubrió el cartel oficial de los 400 años del carisma vicenciano, como recordatorio bien visible de la efeméride que ya empezamos a celebrar y festejar. La homilía del P. Tomaz Mavric (abrir el PDF de esta misma página) sintetizó las dos dimensiones del carisma vicenciano: la misión y la caridad, y retó a toda la Familia Vicenciana a asumir con profundidad dicho carisma y a trabajar por una “pastoral vocacional vicenciana”. Dejó en el aire sonoro y luminoso de la Basílica una frase especial para meditar: “¡Soñemos juntos! Si una persona sueña sola, el sueño queda sólo en sueño. Si soñamos juntos, el sueño se hace realidad”.

El último momento aconteció, después de la Eucaristía, en el salón parroquial, con un encuentro multitudinario -no se cabía físicamente en el amplio salón- para tomar “algo” y, sobre todo, para saludar al Superior General y saludarse entre sí todos los asistentes a la celebración.

Se puede decir que la jornada del 12 de enero del año 2017 resultó verdaderamente gozosa, festiva, fraternal, eclesial y vicenciana. Un buen comienzo para un año 2017 que se sueña cargado de expectativas y acontecimientos esperanzadores y “carismáticos”.

Celestino Fernández, C. M.

pdf

Homilía del Superior General, P. Tomaz Mavric, C. M.

Tamaño : 133.75 kb
Visitas : 213
Fecha Creación : 2017-01-14 17:12:32
Fecha Modificación : 2017-01-14 17:12:32

ozio_gallery_nano

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86