Los pobres y la Familia Vicenciana están de fiesta

Fiesta de San Vicente de Paúl: memoria y compromiso

“¿Qué nuevo triunfo cantan hoy los cielos? ¿Qué nuevo aplauso los santos tributan? ¡La luz del clero, el Padre de los pobres brilla en la Gloria!”.

Esta primera estrofa del himno de las I Vísperas del 27 de septiembre nos anuncia con absoluto entusiasmo el júbilo, el gozo y la fiesta de San Vicente de Paúl. Un año más, toda la Familia Vicenciana se une a este himno litúrgico para expresar una gigantesca acción de gracias al Señor por la persona, la vida y las obras del gran santo de la misión y de la caridad.

Pero hoy es, sobre todo, la fiesta de los pobres. Si aquel 27 de septiembre del año 1660 una multitud de pobres, mendigos, marginados y excluidos sociales acudieron al priorato de San Lázaro para dar el último adiós a Vicente de Paúl, que acababa de fallecer, hoy también los pobres sienten la protección y la cercanía de un santo audaz y creativo, a través de las personas y las Instituciones que continúan su legado.

La quinta estrofa del citado himno lo subraya con fuerza: “Como aliviaste el dolor del mísero, oye hoy, benigno, el clamor del pueblo: todos los pobres, juntos te proclaman Padre y amigo”.

Y, por supuesto, Vicente de Paúl nos diría que el júbilo, lógico, justo y necesario, de la fiesta no se quede en fuegos artificiales. Él, que era muy práctico y realista, subrayaría a la Familia Vicenciana dos o tres frases que sirvieran de brújula para no perder el norte, para no alejarse del verdadero camino que señaló inequívocamente: “Dios ama a los pobres y por consiguiente ama a quienes aman a los pobres”. “Vayamos y ocupémonos con un nuevo amor en el servicio de los pobres, y busquemos incluso a los más pobres y abandonados”. “Nuestro Señor pide de nosotros que evangelicemos a los pobres: es lo que él hizo y lo que quiere seguir haciendo por medio de nosotros”.

En la película “Monsieur Vincent” (El Señor Vicente), de donde he tomado la foto que ilustra estas líneas, Vicente de Paúl pide a sus colaboradores “la limosna de una mirada”. La súplica de hoy es a la inversa: somos nosotros los que pedimos a Vicente de Paúl “la limosna de su mirada” y el coraje de atrevernos a mirar como él.

Como ayuda para la reflexión, en esta fiesta de San Vicente de Paúl, ponemos, en formato PDF, una carta-circular que el Superior General de la Congregación de la Misión y de la Compañía de las Hijas de la Caridad, ha escrito para toda la Familia Vicenciana en esta hermosa fiesta de nuestro Fundador.

Celestino Fernández, C. M.

CARTA DEL SUPERIOR GENERAL SAN VICENTE 2018

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115
  • 116
  • 117
  • 118
  • 119
  • 120
  • 121
  • 122
  • 123
  • 124
  • 125
  • 126
  • 127
  • 128
  • 129