Hubo dos momentos con sabor vicenciano

Finalizó la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ 2016) en Cracovia (Polonia)

Todos los medios de comunicación eclesiales, y algunos de información más o menos general, han informado con puntualidad, profusión y amplitud sobre la XXXI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada en Cracovia (Polonia) desde el día 27 al día 31 del recién finalizado mes de julio de este año 2016.

El lema de esta Jornada Mundial de la Juventud 2016 ha sido la llamada quinta Bienaventuranza: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5, 7). Como dijo el Papa Francisco, el día 15 de agosto del pasado año 2015, en el Mensaje anunciador y preparatorio de esta JMJ, “con este tema, la JMJ de Cracovia 2016 se introduce en el Año Santo de la Misericordia, convirtiéndose en un verdadero Jubileo de los Jóvenes de ámbito mundial… Estoy seguro de que el Jubileo de los Jóvenes en Cracovia será uno de los momentos fuertes de este Año Santo”.

El lugar, Cracovia, escogido para esta JMJ, ha tenido como telón de fondo la presencia misteriosa, palpable y muy significativa de dos hijos ilustres de esta tierra polaca y patronos de este acontecimiento: San Juan Pablo II y Santa Faustina Kowalska.

Alrededor de un millón y medio de jóvenes llegados de los cuatro puntos cardinales del Planeta han celebrado, durante cinco hermosos días, su fe, su opción por Cristo, su compromiso bautismal, su ideal de paz, fraternidad, justicia, amor y misericordia. Y lo han hecho con entusiasmo, con gozo, con alegría desbordante, con oración, con música, con bullicio, “armando lío”, como también diría el Papa Francisco.

Las catequesis impartidas por los Obispos de todo el mundo allí presentes, el festival de la juventud, la ceremonia de acogida al Papa, el Via Crucis, la Vigilia con el Papa, la Eucaristía final… son diversos momentos de unos días vividos con intensidad y profundidad. Sobre todo, hubo tres momentos especialmente relevantes en la vivencia de los jóvenes: el encuentro de bienvenida al Papa Francisco en el Parque Blonia, el Via Crucis también en el Parque Blonia y la Vigilia de oración con el Papa en el Campus Misericordiae.

Esta Jornada Mundial de la Juventud ha tenido dos momentos especiales con sabor inequívocamente vicenciano. Primero, en el encuentro multitudinario de acogida y bienvenida de los jóvenes al Papa Francisco, en el citado Parque Blonia, en el centro de la ciudad de Cracovia. Durante el acto, los jóvenes presentaron un santo emblemático por cada uno de los Continentes. Por el Continente europeo, el santo que se presentó fue nuestro fundador, San Vicente de Paúl, al que el Papa León XIII declaró patrono universal de las obras de caridad el 16 de abril de 1885. Posteriormente, se pudo “ver” a varios santos y beatos jóvenes “tomar vida”, en una imaginativa representación visual. Entre ellos, al Beato Pier Giorgio Frassati, joven turinés de comienzos del siglo XX, muy comprometido en la asistencia a los más pobres como miembro de la Sociedad de San Vicente de Paúl y de otras Asociaciones caritativas.

También quedarán grabadas en el corazón de la historia de esta JMJ, la visita impresionante y en total silencio que el Papa Francisco realizó, el día 29 de julio por la mañana, a los terribles campos nazis de concentración de Auschwitz y Birkenau, a unos 70 kilómetros del centro de Cracovia. La fotografía del Papa Francisco orando en la oscura celda del martirio del franciscano polaco San Maximiliano Kolbe es impactante y sobrecogedora.

En resumen, esta Jornada Mundial de la Juventud, con su estilo y sus características propias, ha estado en total sintonía con las anteriores ediciones. Ha constituido un fortísimo e importantísimo testimonio joven, jubiloso y convencido de fe vivida, celebrada y proclamada a los cuatro vientos. En la alocución que el Papa Francisco dirigió a la incontable multitud de jóvenes en la Vigilia de oración del sábado 30 de julio, resonaron con fuerza estas palabras del Papa que muy bien podrían quedar como santo y seña de esta JMJ 2016:  “Amigos, Jesús es el Señor del riesgo, el Señor del siempre ‘más allá’. Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes, capaces de contagiar alegría, esa alegría que nace del amor de Dios, la alegría que deja en tu corazón cada gesto, cada actitud de misericordia. Ir por los caminos siguiendo la ‘locura’ de nuestro Dios que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, en el sediento, en el desnudo, en el enfermo, en el amigo caído en desgracia, en el que está preso, en el prófugo y el emigrante, en el vecino que está solo. Ir por los caminos de nuestro Dios que nos invita a ser actores políticos, personas que piensan, movilizadores sociales. Que nos incita a pensar una economía más solidaria. En todos los ámbitos en los que ustedes se encuentren, ese amor de Dios nos invita llevar la Buena Nueva, haciendo de la propia vida un homenaje a Él y a los demás. Y esto significa ser valiente, significa ser libres”.

Como broche de oro, al final de esta JMJ, el Papa Francisco anunció públicamente, en el rezo del Ángelus, que la próxima Jornada Mundial de la Juventud será en el año 2019, en Panamá.

Como sigue siendo verdad que una imagen vale más que mil palabras, a continuación ponemos un amplio y variado reportaje fotográfico de la JMJ 2016, y dos videos con dos momentos significativos: el encuentro de bienvenida de los jóvenes con el Papa Francisco en el Parque Blonia y la Vigilia de oración en el Campus Misericordiae.

Celestino Fernández, C. M.

ozio_gallery_nano

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86