Toda la Familia Vicenciana se alegra en este día

Gozo y acción de gracias en la fiesta de Santa Luisa de Marillac

Hoy, 9 de mayo de 2018, celebramos la fiesta de Santa Luisa de Marillac. Toda la Iglesia y, especialmente, la Familia Vicenciana, se alegra con esta efeméride gozosa. Toda la Familia Vicenciana da gracias a Dios por esta gran mujer audaz, comprometida, luchadora infatigable por la dignidad de los pobres.

Es bueno, justo y necesario hacer memoria de Luisa de Marillac. Durante largo tiempo, ha sido la gran desconocida. Más aún, ha soportado una serie de tópicos distorsionados sobre su persona. Incluso, su talla excepcional ha quedado, muchas veces, en un segundo plano ante la figura de Vicente de Paúl.

Hoy es un día muy adecuado para subrayar que Luisa de Marillac es una de las mujeres más completas en la historia de la Iglesia y de la humanidad, y una de las cabezas más lúcidas y geniales en el organigrama mundial de la asistencia, la promoción y la liberación de los pobres, marginados y excluidos sociales.

Uno de sus biógrafos más serios, Joseph I. Dirvin, pone la “ternura” como piedra angular de su vida y de su actividad. Ahí está el secreto de su tenacidad, de su fuerza, de su creatividad, de su coraje, de su capacidad organizativa y de su trayectoria existencial. Esa “pedagogía de la ternura” hace que Luisa de Marillac no ponga fronteras a su corazón y esté atenta y disponible a lo que demandan los pobres. Su amistad y colaboración con Vicente de Paúl desprende una ternura y una delicadeza apoyadas en la autenticidad, en la aceptación profunda de la identidad del otro, en el reconocimiento y respeto de su complementariedad.

De entre su múltiple actividad, destacan dos facetas: la organización de la caridad y la coordinación de las Cofradías de la Caridad (actualmente, la AIC), y la fundación de la Compañía de las Hijas de la Caridad. Nadie discute su papel fundamental de cofundadora de la Compañía de las Hijas de la Caridad. A sus 42 años se dedica, sin descanso, a animar y formar a las primeras “siervas de los pobres”.

No es ninguna exageración afirmar que, sin la estrecha colaboración de Luisa de Marillac, Vicente de Paúl apenas podría haber llevado a cabo su ingente labor.

Celestino Fernández, C. M.

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115