Comunidad Interprovincial de Formación Inicial (CIFI)

IV Jornada de las Familias en Santa Marta de Tormes (Salamanca)

Arraigando en tierra buena, como la planta que se mima a lo largo de todo el año con los cuidados necesarios: arado, abono, riego, poda, luz... Así va sucediendo en nuestra Comunidad, que comenzamos hace cuatro años, con una Jornada en la que nuestras familias profundizan en nuestra vida diaria y experimentan, por ellos mismos, un estilo de vida concreto, un estilo de vida vicenciano.

Fuimos llegando para la cena del viernes y ya, desde el primer momento, nuestra casa fue perdiendo el silencio que la caracteriza para dar paso a las risas nerviosas de los niños y mayores que nos acompañaban al ver las grandes dimensiones de la casa, que, aunque ya muchos conocían, nunca deja de sorprender.

El sábado iniciamos el día poniéndonos en manos de Dios con una oración vicenciana, orientada a reflexionar sobre la familia cristiana. Proponíamos un fragmento de la “Gaudium et Spes”: “Así, la familia, en la que distintas generaciones coinciden y se ayudan mutuamente a lograr una mayor sabiduría y a armonizar los derechos de la personas con las demás exigencias de la vida social, constituye el fundamento de la sociedad. Por ello todos los que influyen en las comunidades y grupos sociales deben contribuir eficazmente al progreso del matrimonio y de la familia (...) Los cristianos, rescatando el tiempo presente y distinguiendo lo eterno de lo pasajero, promuevan con diligencia los bienes del matrimonio y de la familia así con el testimonio de la propia vida como con la acción concorde con los hombres de buena voluntad, y de esta forma, suprimidas las dificultades, satisfarán las necesidades de la familia y las ventajas adecuadas a los tiempos” (nº 52).

Dejamos un tiempo de silencio y, con cantos que nos invitaban a la meditación, calaba en nosotros el significado de formar parte de familias cristianas.

Siguió la mañana con una visita a la catedral de Salamanca, de la cual vimos todos los rincones y pudimos disfrutar de ella como muy pocas veces tenemos la oportunidad de hacerlo. También decir -¡por qué no!- que el tiempo nos acompañó todo el día con un sol ya primaveral, pudiendo disfrutar de la ciudad que nos acoge en nuestro día a día. Una ciudad bella, tranquila y con estilo propio.

Disfrutamos, después, de una comida excepcional, que, como siempre en estos casos, me gusta agradecer a las mujeres que lo hacen posible y, en especial, a Tere, una mujer que lo hace todo con el corazón: ahí se nota el resultado en la comida llena de amor y sabor.

En la sobremesa, el Hno. Paco Berbegal nos presentó, mediante fotos del curso pasado, el recorrido que habíamos hecho en Comunidad desde la pasada Jornada de la familia hasta hoy, explicando así detalladamente lo que habíamos vivido a lo largo del curso y el proceso vocacional en que nos encontramos cada uno.

A última hora de la tarde, celebramos la Eucaristía presidida por el P. Antonio Ruiz, Director de la Comunidad formativa, acompañado por el P. Eladio Gómez, Superior. El P. Antonio nos introdujo en la Palabra de Dios, mediante la homilía, en este recién estrenado tiempo pascual, invitándonos a comprometernos con Jesucristo Resucitado, y a resucitar con Él, llevando a nuestra propia vida los cambios pertinentes para dar un testimonio fiel como familia cristiana.

De la Misa volvimos a la mesa, compartiendo como una gran familia  la cena. Después, todos aprovechamos para dialogar con nuestros familiares: expresamos anécdotas, experiencias vividas y, seguramente, inquietudes personales que te atreves a revelar a algún familiar más allegado.

El domingo, tras el desayuno, nos despedimos de la mayoría de los familiares, marchando unos, y quedando otros a disfrutar hasta la tarde, de nuevo, de la ciudad. A lo largo de este tiempo, fuimos sabiendo de sus respectivas llegadas sin incidentes a sus ciudades de origen.

Desde estas líneas doy gracias a Dios porque todo transcurrió bien, disfrutando entre todos. Convencido de que el seno familiar es crucial para ser hombres de bien, quiero terminar este artículo con unas palabras de nuestro papa Francisco: “La familia es la fuente de toda fraternidad, y por eso es también el fundamento y el camino primordial para la paz, pues, por vocación, debería contagiar al mundo con su amor”.

Francisco Javier López Monrobé

Seminarista paúl, estudiante de 3º de teología (CIFI)

ozio_gallery_nano

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92