“Fui forastero y me acogisteis…”

Mirada vicenciana para el mes de marzo de 2017: Fui mujer y reconociste mi dignidad

En este mes de marzo del presente año 2017, año del IV Centenario del carisma vicenciano, nuestra mirada vicenciana se centra en la “dignidad de la mujer”. Porque en el amplísimo panorama mundial de marginaciones, exclusiones sociales, conculcaciones de los derechos humanos fundamentales, desprecios de la dignidad humana…, la mujer ocupa, desgraciadamente, un lugar preeminente. Por eso, la fuerza del carisma vicenciano nos pide, nos exige que detengamos nuestra mirada, nuestra mente y nuestro corazón, aunque sólo sea por un instante, en este tema: “Fui mujer y reconociste mi dignidad”.

 

MIRADA VICENCIANA: MARZO 2017

ABRIR LOS OJOS A… NIÑAS, JOVENES, MUJERES, ANCIANAS…

-- Nosotras, las mujeres: indígenas, negras, blancas, amarillas, bantúes, polinesias…

-- Nosotras, las mujeres: madres, abuelas, hijas y hermanas…

-- Los derechos humanos son para todas las personas; pero para nosotras, las mujeres, los derechos se han “torcido”.

-- La pobreza nos afecta más: de cada 10 pobres, 7 somos mujeres.

-- La pobreza tiene rostro de mujer: http://amycos.org/exposiciones/mujer-y-pobreza/

-- Las mujeres hallamos trabajo con más dificultad y cobramos menos.

-- Somos niñas mutiladas sexualmente, adolescentes obligadas a casarnos, vendidas como esclavas; madres solteras abandonadas, maltratadas en nuestro hogar; violadas en la guerra…

-- ¿Ser empoderadas? Basta con dejarnos ser; sabemos estar de pie... con dignidad.

-- Somos las llamadas “patronas”: indígenas, pobres y fuertes. Contémplanos en el siguiente video: “Llévate mis amores”: https://www.youtube.com/watch?v=NpHN3NIeppc

-- Soy negra: Antoinette Kankindi: http://www.harambee.es/

-- Soy mujer: atiendo el teléfono 016 (no el 061): cada 6 minutos llama una mujer.

-- “Y Dios me hizo mujer… me hizo un taller de seres humanos” (Gioconda Belli).

MIRANDO CON OJOS NUEVOS

-- Génesis 1, 27-28: A imagen de Dios lo creó; varón y hembra. Y los bendijo Dios.

-- Génesis 2,18: No está bien que el hombre esté solo; voy a hacerle alguien como él que le ayude.

-- Isaías 49,15: ¿Puede una madre olvidarse de su criatura, dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.

-- Mateo 1: Mujeres en la genealogía de Jesús: Tamar, Rajab, Betsabé y María.

MIRANDO EL PROPIO CORAZÓN

-- Como el sol, regeneramos la vida en silencio,

-- como el agua, aliviamos tanta sed humana sin reservarnos,

-- como el aire, suavizamos el dolor sin hacernos sentir,

-- como la tierra, soportamos las heridas devolviendo frutos,

-- como el fuego, defendemos dignidades maltratadas con nuestro ardor,

-- como los ríos, encauzamos el frenesí de los hijos suavemente,

-- como el bosque, pacificamos a los desahuciados con nuestra esperanza,

-- como las estrellas, reorientamos a quienes perdieron su rumbo,

-- como las olas del mar, vencemos las violencias con nuestra constancia,

-- como la aurora, anunciamos un nuevo día para la humanidad,

-- como la vida, nos desgastamos para dar más y mejor vida,

-- así también nosotras construimos la historia de la humanidad…

-- ¿Cuándo, cuándo lo hicisteis? ¡Cada vez que…!

-- ¿Y si Dios fuera mujer? (Mario Benedetti)

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99