Segunda fase de la misión en tres pueblos

Pascua con el EMVE en tierras valencianas: experiencia de misión compartida

Para comenzar, diré que he vivido los días más importantes del calendario cristiano de un modo especial. Este Triduo Pascual ha estado, para mí, marcado por la colaboración, la acogida, la misión compartida y la Familia Vicenciana.

Fui enviado por la Comunidad de Formación, junto a mi compañero Juan Cruz, a acompañar la misión que el EMVE (Equipo Misionero Vicenciano de Evangelización) está desarrollando en los pueblos de Llaurí, Favara y Fortaleny, en la provincia de Valencia. La celebración de la Semana Santa supone la segunda fase de la misión, que continuará en mayo y culminará con su tiempo fuerte en julio. El equipo de EMVE, así como el equipo del Secretariado Internacional de JMV, estuvieron animando a los tres pueblos durante toda la semana, mientras que nosotros nos unimos el miércoles santo por la noche, y estuvimos hasta la clausura el domingo, con una Eucaristía misionera de Domingo de Resurrección.

El grupo se dividió en tres equipos, cada uno destinado a cada pueblo. En mi caso, a Favara. Allí ofrecimos unas catequesis para jóvenes orientadas a explicar los símbolos de cada uno de los días del Triduo Pascual, animándolos a ir a la celebración y a compartir un tiempo en la parroquia. También acompañamos a la toda la parroquia en sus celebraciones, procesiones y Vía Crucis. Fueron momentos de compartir nuestros dones, aprendiendo de las tradiciones propias del pueblo y aportando nuestras propias experiencias y culturas. Dado que contábamos con un misionero paúl mexicano y una joven malgache, todos pudimos disfrutar de diferentes formas y lenguajes, que hicieron las celebraciones mucho más ricas e internacionales, y vimos cómo el pueblo se mostró encantado con estas aportaciones.

Compartimos los momentos de fraternidad con la Cofradía Mare de Deu dels Dolors, que nos invitaron a todos sus actos de hermandad, tanto litúrgicos como no litúrgicos, y con un pueblo al que hay que agradecerle una gran acogida y cercanía, conversando y compartiendo con nosotros. Así, nos unimos a la vida parroquial del pueblo, que celebró con muchas ganas estos días y dio un importante apoyo y acogida a los misioneros que nos encontrábamos allí. Hubo una importante participación, pero no dejamos de insistirles en seguir invitando a la gente a venir a la parroquia, a participar no solo de la Semana Santa, sino de una vida de fe rica y plena.

Solo me queda agradecer a todos los implicados el compartir fraterno, la Pascua vivida con intensidad y la ya nombrada acogida. Esperemos que esta misión dé buenos frutos en lo que le queda de andadura, y que la colaboración que los pueblos y el párroco han demostrado les ayude a hacer viva una fe que es visible en la gente y que solo necesita ser expresada con alegría.

Juan Enrique Hernansanz, C. M.

Estudiante de Teología

ozio_gallery_nano

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115
  • 116
  • 117
  • 118
  • 119
  • 120
  • 121
  • 122
  • 123
  • 124
  • 125