Comienza la andadura de las Comunidades

Presentación de nuevos Superiores locales en la Provincia canónica de Madrid

Con los primeros pasos del mes de septiembre suelen ponerse en marcha también la mayoría de nuestras Comunidades, con vistas al nuevo curso que comienza. Y, consecuentemente, suele tener lugar la presentación, por parte de los Visitadores, de los nuevos Superiores o responsables de las Comunidades.

Así ha ocurrido, durante estos días, en algunas Comunidades de la Provincia de Madrid. El Visitador, P. Joaquín González, C. M., ha ido recorriendo esas Comunidades y, en un sencillo acto, ha oficializado la toma de posesión de los respectivos nuevos Superiores. El día 29 del pasado mes de agosto, presentó al nuevo Superior de la Comunidad del Colegio “San Vicente de Paúl”, de Limpias (Cantabria), el P. Víctor Santos, C. M. El día 3 del presente mes de septiembre, le tocó el turno al nuevo Superior de la Comunidad de Almería, P. Miguel Sánchez Alba, C. M. Y el día 5 de este mes de septiembre, la presentación fue para el P. José María López de la Fuente, C. M., nuevo Superior de la Comunidad de Ávila.

El Visitador, en la presentación de los nuevos Superiores, recordó, refrescó y enfatizó los puntos fundamentales referidos al papel del Superior local: “El Superior local está al servicio de la comunidad como un todo y de cada misionero. Ejerce su función junto con los misioneros de la casa (E 79 § 1). Como animador de una comunidad para la misión, “fomenta los ministerios de la casa” (C 129 § 2). Como animador de una comunidad de personas reunidas “como amigos que se quieren bien” (RC VIII, 2) “se muestra solícito del progreso y actividad de cada uno” (C 129 § 2). Su principal función es ayudar a la comunidad en cuanto tal y a cada uno de sus miembros en el cumplimiento del fin de la Congregación y de los objetivos señalados en las Constituciones y Estatutos, en las Normas Provinciales, y en el proyecto comunitario local”.

Todo ello completado con los consejos que San Vicente de Paúl daba al P. Antonio Durand, cuando, en 1656 y con 27 años de edad, le nombró Superior del Seminario de Agde: “Es preciso que Jesucristo trabaje con nosotros, o nosotros con Él; que obremos en Él, y Él en nosotros; que hablemos como Él y con su espíritu, lo mismo que Él estaba en su Padre y predicaba la doctrina que le había enseñado: tal es el lenguaje de la Escritura. Por consiguiente, Padre, debe vaciarse de sí mismo para revestirse de Jesucristo… Para conseguir todo esto, Padre, es menester que nuestro Señor mismo imprima en usted su sello y su carácter” (Cf. SVP, XI, 235-242).

A continuación, ponemos unas imágenes de las tres Comunidades citadas en esta breve reseña.

ozio_gallery_nano

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80