En la Misión de Honduras, parroquia San Vicente de Paúl

San Pedro Sula: celebración de la II Jornada Mundial de los Pobres

Cuando el Papa Francisco instituyó, el año pasado, la I Jornada Mundial de los Pobres, inmediatamente asocié esta efeméride a una “jornada genuinamente vicenciana”. La iniciativa estaba totalmente conectada con el carisma vicenciano, parecía haber surgido de las entrañas del carisma vicenciano.

Cuando, el pasado domingo 18 de este mes de noviembre, en toda la Iglesia universal hemos celebrado la II Jornada Mundial de los Pobres, he querido ver a Vicente de Paúl y a Luisa de Marillac secundar y animar, como algo muy propio, esta iniciativa del Papa Francisco.

En el número 6 del hermoso mensaje que el Papa ha escrito para esta II Jornada (“Este pobre gritó y el Señor lo escuchó”), se nos propone una acción muy concreta para este día: compartir la mesa con los pobres de manera sencilla y fraterna, inspirándonos en lo que nos cuenta San Lucas en los Hechos de los Apóstoles: “Los creyentes vivían todos unidos y tenían todo en común; vendían posesiones y bienes y los repartían entre todos, según la necesidad de cada uno”.

Este desafío del Papa Francisco fue gozosamente aceptado por la Pastoral Social de nuestra parroquia san Vicente de Paúl, en San Pedro Sula (Misión de Honduras). Además de invitar a que las familias hicieran lo propio, organizó el sábado 17 de noviembre una misa y un “desayuno común”. Un desayuno “con los pobres”, no para los pobres. Porque ése es el reto: sentarse en la misma mesa, con los mismos alimentos, vernos el rostro de cerca, hablar y escuchar.

Así se transmitió a los feligreses, que respondieron incluso por encima de lo esperado. Había 150 asientos disponibles para quienes quisieran comprar su ticket, y faltaron. Los otros 150 habían sido adjudicados previamente, y entregados gratuitamente a los beneficiarios. En total, 300 asistentes. Para muchos, de uno y otro grupo, fue una experiencia nueva. Porque no acostumbramos a sentarnos juntos. El que nos inspira a ello es Jesús mismo, que no tenía reparos en sentarse a comer con unos y con otros, y que no tiene reparos en invitarnos a la mesa de la Eucaristía.

Todos los alimentos fueron donados y cocinados en sus casas por varias personas. Así mismo, fueron servidos con cariño por miembros de las Comunidades Eclesiales de Base. Una marimba amenizó el desayuno y, al terminar, bailaron a ritmo caribeño.

Todos quedaron muy contentos. No podía ser de otra manera. Porque el pobre es y será el lugar privilegiado del encuentro con Jesús. Una señora pidió a su compañera de mesa hacerse una foto juntas, y la señora emocionada le dijo: “Sí, es la primera vez en mi vida que me hacen una foto”. Es decir, avances técnicos que nos parecen muy evidentes para muchos, pero no llegan a todos.

Ciertamente, estos actos no son muy grandes y espectaculares, pero son signos evidentes de la buena noticia del Reino y de la cercanía de Dios. San Vicente de Paúl, cuya imagen acompaña el salón parroquial, sonreía viendo a sus hijos e hijas sentados en la misma mesa.

José Vicente Nácher, C. M.

ozio_gallery_nano

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115
  • 116
  • 117
  • 118
  • 119
  • 120
  • 121
  • 122
  • 123
  • 124
  • 125
  • 126
  • 127
  • 128
  • 129