En la Plaza de San Pedro, el día 14 de octubre de 2017

Simposio de la Familia Vicenciana: encuentro con el Papa Francisco

Ayer, sábado 14 de octubre de 2017, fue el día esperado por los miles de participantes en el Simposio Mundial de la Familia Vicenciana. El programa para este día lo subrayaba con trazos fuertes y gruesos: a las 11,45 horas, en la Plaza de San Pedro, encuentro con el Papa Francisco. Se podría decir que este momento de encuentro con el Papa ha sido, de alguna manera, el centro de este Simposio. No hay que olvidar que, desde que comenzaron los preparativos, el título del Simposio lo dejaba muy claro: “Simposio de la Familia Vicenciana con el Papa Francisco”.

Y a la hora señalada, la Plaza de San Pedro se vistió de amarillo, por el color de la pañoleta que todos los miembros de la Familia Vicenciana llevaban sobre sus hombros. Este encuentro con el Papa Francisco no fue un momento rápido, protocolario y de mero cumplimiento. Durante el encuentro, precedido de canciones, mensajes y testimonios, ocurrieron varias cosas importantes: la entronización solemne, emotiva y significativa de la reliquia del corazón de San Vicente de Paúl; la presentación ante el Papa, por parte del Superior General, P. Tomaz Mavric, C. M., de la “Alianza de la Familia Vicenciana a favor de los sin techo”, una iniciativa de la Familia Vicenciana de todo el mundo para reducir y, en la medida de lo posible, eliminar la falta de vivienda en sus múltiples formas; la presentación del “festival de cine vicenciano” (“Vincentian Film Festival”); el discurso-mensaje del Papa a todos los presentes y a toda la Familia Vicenciana mundial; el saludo del Santo Padre a Cardenales y Obispos de la Congregación de la Misión (Misioneros Paúles), al Superior General, a Antonio Tajani, Presidente del Parlamento Europeo, a la Superiora General de las Hijas de la Caridad, a la Presidenta Internacional de la AIC, al Presidente Internacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl...; y el acostumbrado recorrido del Papa por la Plaza de San Pedro, en el “papamóvil”, bendiciendo, dando la mano, sonriendo, sintiéndose a gusto y contento entre la gente...

Hay que destacar el mensaje-discurso del Papa a los vicencianos. Un mensaje breve, conciso, directo, conectado con el carisma vicenciano y animador de este carisma. La columna vertebral del mensaje lo constituyen tres “verbos” muy vicencianos: “adorar, acoger y caminar”. He aquí algunas frases más interpelantes:

-- “San Vicente ha generado un impulso de caridad que dura siglos: un impulso que brotó de su corazón. Por eso hoy tenemos aquí la reliquia: el corazón de San Vicente”.

-- “Adorar: Son innumerables las  invitaciones de San Vicente  a cultivar la vida interior y a dedicarse a la oración que purifica y abre el corazón... Esto es la adoración: ponerse ante del Señor, con respeto, con calma y en silencio, dándole el primer lugar, abandonándose confiados... El  que adora, el  que va a la fuente viva del amor no  puede por menos que  ‘contaminarse’, por decirlo así. Y empieza a comportarse con los demás como el Señor hace con él: se vuelve más misericordioso, más comprensivo, más disponible, supera sus durezas, su rigidez y se abre  a los demás”.

-- “Acoger: Significa redimensionar el propio yo, enderezar la forma de pensar, entender que la vida no es de mi propiedad privada, y que el tiempo no me pertenece... El cristiano acogedor es un verdadero hombre y mujer de la Iglesia, porque la Iglesia es Madre, y una madre acoge y acompaña la vida”.

-- “Caminar: El  que ama no se queda en un sillón mirando, esperando el advenimiento de un mundo mejor, sino que con  entusiasmo y  sencillez se levanta y se va. Lo decía San Vicente: ‘Nuestra vocación es ir,  no a una parroquia, ni solamente a una  diócesis, sino a toda la tierra. ¿Y para qué? Para inflamar los corazones de los hombres, haciendo lo que hizo el Hijo de Dios’... Gracias por estar en movimiento por los caminos del mundo, como San Vicente os pediría hoy también. Os deseo  que no os detengáis, sino que prosigáis sacando cada día de  la adoración el amor de Dios y lo difundáis por todo el mundo a través del buen contagio de la caridad”.

La vigilia de oración, a las 19,00 horas, en la Basílica de San Pablo Extramuros, cerró la jornada. Una vigilia de oración preparada por las Juventudes Marianas Vicencianas, donde se veneró la reliquia del corazón de San Vicente de Paúl.

A continuación, ponemos un amplio reportaje fotográfico que recoge los momentos principales de esta jornada del Simposio. También ponemos un video realizado por el Centro Televisivo Vaticano (CTV) en varios idiomas.

Celestino Fernández, C. M.

ozio_gallery_nano

 

Comparte

Por Fechas

Noticias lista

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102